¿Como daña la humedad la carga al interior de un contenedor?

¿Por qué se daña la carga dentro de un contenedor por la humedad relativa?

Un contenedor es un sistema cerrado con su propio y único "sistema climático" en su interior. La diferencia con el almacén es que la variación de temperatura es mucho mayor. No es raro encontrar contenedores con temperaturas que oscilan entre bajo cero a más de 50º Celsius (122º Fahrenheit) durante el trascurso de un solo viaje.
El hecho clave es que el aire cálido puede contener más humedad que el aire frío. Esto significa que si el aire caliente se enfría, se vuelve más húmedo. Y si se enfría lo suficiente, algo de esta humedad se puede condensar. Es exactamente el mismo fenómeno que causa el rocío en el césped o la niebla en un día frío.
 
La humedad relativa (HR) es el porcentaje que se utiliza para medir la cantidad de humedad que contiene el aire en comparación con la cantidad de humedad máxima que el aire puede contener a esa temperatura. Significa que el aire completamente seco tiene una HR del 0%. La HR nunca puede ser mayor que el 100%, o cualquier exceso de humedad se condensará. Existen pocos riesgos de daños a la carga cuando la HR es inferior al 50%.
La humedad cambia cuando la temperatura varía.

 
Un cambio rápido de temperatura de 5° a 10° Celsius en un contenedor suele bastar para causar problemas. El agua se condensará en la superficie más fría disponible, que suele ser el techo o las paredes del contenedor. Desde allí puede gotear sobre la carga y causar daños. Esto también es conocido como  "lluvia de contenedor". En otras ocasiones se condensa en la carga, por ejemplo en el interior de la envoltura de la estiba. Esto es conocido como "sudor en la carga", y suele ser incluso más perjudicial.

 
Incluso sin condensación, una humedad elevada durante un período de tiempo es suficiente para causar daños. Muchos metales se corroen o decoloran cuando se alcanza un nivel de humedad modesto del 60 al 70%. En niveles más altos de humedad, 80 a 90%, empezará la formación de moho, las etiquetas se desprenderán y las cajas de cartón se ablandarán.

Es importante tener en cuenta que la humedad del aire solo cambia como resultado de los cambios de temperatura. Cuando el aire se enfría se vuelve más húmedo, aunque el porcentaje de humedad en el aire sigue igual.

La humedad en un contenedor subirá y bajará a lo largo del viaje, como resultado de los cambios de temperatura. Si la temperatura cambia rápidamente, siempre existen riesgos de humedad, incluso si el contenedor parece estar seco.

En un contenedor, la humedad se evapora en el aire durante los momentos en que el contenedor se encuentra en un ambiente cálido. El aire seco y caliente puede acoger mucha humedad. Además el aire caliente que contiene humedad entra desde el exterior debido a la "Respiración del Contenedor". Cuando el contenedor se enfría, este aire se vuelve muy húmedo. Es en este momento cuando aumenta el riesgo de daños por humedad. 
Pero no solo el cambio de la temperatura en un plazo de tiempo determinado puede provocar cambios. También existen riesgos cuando distintas partes de un contenedor están a diferentes temperaturas. Cuando aire caliente entra en una parte más fría, el aire se vuelve húmedo y puede incluso condensar la humedad. Debido a estos procesos mucha cantidad de humedad puede ser redistribuida dentro de un contenedor a lo largo de un viaje. Pueden surgir extraños patrones de daños, como la formación de moho en solo algunas partes de la carga.